1.- El líder tiene que ser responsable y esto se logra solamente cuando se tiene claridad absoluta de las metas que se espera de esa persona; metas que se definen junto con el Consejo de Administración.

2.- Ayudárlos a priorizar los problemas “es que el tiempo nunca me alcanza” y empieza a perderse en las cosas del trabajo; entonces, el dueño debe estar cerca para guíarlos y recordarles que deben ser muy cuidadosos con su tiempo. Cuando el líder se da cuenta de cuáles son sus prioridades qué es lo que está haciendo y como resolver las condiciones de las cuestiones técnicas, operativas, administrativas u otra entonces empiezan a formarse como personas con carácter y responsables.

3.- No ordenes, delega o sea dá consejos; una vez que saben hacer las cosas y son responsables de sus tareas entonces por sí solos empiezan a tomar decisiones por si solos y es cuando, tu como dueño o fundador lo dejas a cargo de esa unidad de negocio y te sales a hacer los mejor de ti, que puede ser vender, crear talento y/o desarrollar nuevos negocios.