Desde el primer momento en que se mencionó mi nombre en el caso de Emilio Lozoya, el pasado 24 de julio, afirme que el señalamiento en mi contra es absolutamente falso, y ahora que he podido conocer más detalles sobre las mentiras de Lozoya, dado que se ha hecho pública su denuncia, la acusación contra mí resulta no sólo falsa sino verdaderamente absurda, no solo me provoca repudio, la mentira es tan burda, que no resiste el más mínimo análisis.

Lozoya dice que la entrega de dinero ocurrió en la primera semana de agosto del 2014 y que el dinero se entregó en el estacionamiento de la Cámara de Diputados y claro en el documento me señalan como diputado federal del PAN, pero resulta que en agosto de 2014 yo no era diputado, me separe del cargo el 6 de marzo, es decir, había dejado la Diputación 5 meses antes de esa supuesta entrega en el estacionamiento de la Cámara de Diputados, además de corrupto salió muy malo para mentir Lozoya, el cargo que yo ocupaba en 2014 era el de Secretario General del PAN y tampoco era como dice Lozoya precandidato a gobernador, sino que me estaba preparando para asumir la presidencia nacional del PAN, lo cual de hecho sucedió en septiembre de ese año pero además digan ustedes, de existir esa supuesta complicidad, porque cuando yo ya era presidente del PAN presentamos una denuncia en contra de Lozoya por la compra de Agronitrogenados y porque señale repetidamente el caso de corrupción de Odebrecht, a lo largo de toda mi campaña presidencial e incluso ofrecí procesar a Lozoya y al propio ex presidente Peña Nieto. Ninguna de esas preguntas tiene una respuesta lógica y sensata sencillamente porque lo declarado por Lozoya en mi contra es absolutamente falso.

He tomado la decisión de pasar de las palabras a los hechos, mañana a las nueve de la mañana que abren los juzgados, iniciaré acciones legales ante un Tribunal federal a fin de demandar por daño moral a Emilio Lozoya, ahora soy yo quien está llevando el caso ante un juez para que se investigue la verdad, se valoren las pruebas y se dicte una sentencia; lo hago porque tengo la certeza de que no existe sustento alguno en la mentira infame que Lozoya ha inventado en mi contra. Sí alguien cometió un acto de corrupción y existen pruebas que se le castigue con todo el peso de la ley, pero que el Gobierno no quiera utilizar este asunto sin pruebas ni fundamento para embarrar a todos los opositores de López Obrador.

Se suele decir que “el que calla otorga” yo no callo, ni otorgo; ahora la historia se repite, esta película ya la vi y la viví durante el proceso electoral de 2018, fui candidato a la presidencia de la República fui objeto de muchas calumnias miserables y una vez que pasaron las elecciones, todas las acusaciones se vinieron abajo y fui plenamente exonerado porque que jamás cometí un delito, que no sueñen con que me voy a dejar, conmigo se van a “topar con pared” no me importa cuánto tiempo me tomé, voy a defender mi honor y seguiré luchando para cambiar a México.